24.2.16

trazando surcos


Bienvenidos a mi espacio sideral

 Si pudiera retroceder y torcer mi camino en otro sentido, eludiendo el extravío que me ha traído hasta aquí, lo haría; pero no puedo tomar el mando de lo vivido, aunque eso no quiere decir que sea esclava de un destino que está por escribir.
Que nada es casual.
Que seguimos trazos.
Que el escollo está allí, y tropezamos repetidamente en él, no sacando lección de los errores.
Porque hay un impulso indomable, que cuando se impone nos convierte en marionetas, aunque en nuestro fuero interno veamos que nos lleva a lo más profundo de ese oscuro abismo, temido y deseado, porque lo monótono del vivir nos hace salir de la zona de confort, no siempre con acierto.
Esa insatisfacción rompe el equilibrio.
Diremos que hemos vivido, y no nos arrepentimos, aunque haya sido equivocado ese bucle del tiempo, porque nada es previsible, ni calibrable, de ese devenir.
©

12.4.12



Bienvenidos a mi espacio sideral





UN VELERO

No me preguntes si algo quiero, dalo por supuesto.
¿Te parece poco lo que te ofrezco?

Es así el Universo que ante la vida se presenta.

Recojo en ello el aliento primero.
Hago lo que se me viene en gana.

Alargo la mano y aprieto hasta que el alma dispara vocablos que significan, palabras en mil idiomas.

Ésta es la inspiración que busca quien sangra por explicitarse a través de letras difusas.

Nada para o contiene ese impulso del que escribe.

Eres dueño o dueña del intento.
Sea malo o sea bueno.

Tantos somos que como la arena de la playa en nada se nos diferencia.

Nuestras vidas a nadie importan, a menos que estén en esa esfera próxima de amores y desamores, amigos o enemigos. También los que por progenies compartidas y parentescos nos decimos.

Así, pues, nada impide que deje salir lo que de la mente se articule y construya un velero que sus telas estiren batido por nuevos vientos.

21.12.11

Apuntes de diario 21/12/2011


Bienvenidos a mi espacio sideral




Cuando era niña, miraba la orquesta con entusiasmo, cuando la programación de la cadena televisiva ofrecía conciertos en época de recogimiento.
El arpa era el instrumento que atraía mi atención.
Puedo imaginarme pasando mis dedos por sus cuerdas y transformándome en una con ella.
Es posible que si hubiera podido tener a mi alcance la oportunidad que no tuve, ese deseo se hubiera saturado, o dejado de tener latencia, pero como la música, en mi caso, sólo me concedió el arte de seguirla con pasos de baile, nunca sabré si hubiera tenido suficiente disciplina para dedicarle mi tiempo.
A veces, cuando imagino en mis relatos, a personajes tañendo instrumento, es el arpa la imagen que se impone en mi retina interior.
Escribo visualizando.
Disfruto en primer plano los meandros de lo que intento escribir.
Si escribiera de terror se me pondrían los pelos de punta, porque lo viviría como una pesadilla que lastraría durante el tiempo que en ello estuviera arguyendo.

Escribir permite tomar muchos papeles. No suelo proyectarme en el personaje. Más bien, intento internarme en su ser y actuar en las letras que lo reflejan como si fuera él.

Narrativas desde la otredad era una forma de ponerme en el pellejo de otro u otra.
De alguien que desde su lugar pudiera mirarme y entablar conmigo una comunicación mediada por la palabra.

Nada tiene de extraordinario. El mundo seguirá girando. Lo que interesa es esta actividad que enriquece mis horas en un estar pensando sobre ello, y diluye emociones corrosivas de lo cotidiano que no deben ocupar más que el momento en que deba responder a ellas.

Busco evitar el estrés. Distraerme con valores positivos, no pasivos.

Pasé largo tiempo vital leyendo a los demás.

La vida es breve. El arte tiene esta parte de actividad autoreferente.
¿Cuántas voces ocultas en el paso del tiempo?
No creo que quede lo que vale. Pienso que llega lo que encuentra su canal para estar.
De los espacios que usamos en redes y blogs, hay tanto ruido que difícilmente sean oídos.

Han proliferado publicaciones en papel y ebooks.

De las redes se han puesto en marcha editoriales pequeñas que dan soporte a los suyos.

No era ese el papel que quería jugar.
Busque sitios de encuentro.
Los espacios blogueros quedaron quietos.
Estoy en el camino de retorno a ellos.

Mañana me alejaré durante un tiempo de todo esto.

Entraré en el entorno familiar y disfrutaré del encuentro con los míos.
La vida me ofrece esa dualidad.
Un estar para mí, y un entorno de quienes me ven con buenos ojos.

El mundo laboral está allí por necesidad.
No lo tengo tan crudo, pero si pudiera pasar de él, éste es el momento en que colgaría los bártulos y me dedicaría a lo que me gusta hacer.

Soy activa.
Mantengo esta actividad casi a diario.
Cuando no tengo teclado, tomo papel y lápiz.

Veremos que me ofrece este nuevo viaje de retorno a la orilla e ese río que me vio nacer.

Deseo que no tengamos ningún mal trance.
Nos cuidaremos y daremos soporte.
Quererse es lo primero y principal.


 

25.6.10

Tras el duelo de lo perdido


Bienvenidos a mi espacio sideral



He venido a recuperar la palabra sentida.

Me dolió.
Aún quedan restos de lágrimas secas.
Había puesto mucho de mí.
No acepté que me quitaran la libertad de espacio libre para volar.
Encontré alternativas, pero no conseguí que a ellas vinieran quienes conmigo estaban.

Ya no lloro esa pérdida.

Todo caduca.

He vuelto a pisar los espacios de Ning con otro calzado.
El de maestra.
Mi tarea educativa tiene un plazo de reposo.
Las vacaciones están a la vuelta de la esquina.

Un nuevo curso se dibuja tras ellas.

Hay recursos que ya no tienen otro sitio que el de estos espacios compartidos.

Hubo otro territorio, el que de blogs devino y me hizo embarcar en enredados proyectos.
Eso es pasado.
Ahora parece estar quieto.
No pagaré por algo así.
En eso sigo en mis trece.

He vuelto a abrir CERQUES I RECERQUES en Ning, a la espera de una promesa.
Se supone que ese tipo de proyecto tendrá su valedor.
He dado los pasos para ver si es así.
Aunque espero poco, no dejo de lado que intentarlo no cuesta.

Me adapté a nuevos entornos y descubrí otras posibilidades.

He vuelto por MyL (Mitos y Leyendas) porque lo matiene mi buena amiga Angels.
He ido a ML (Mi Literaturas) por ser la red en que dejé un grupo sin control, y para compartir en ella mis letras.

En este momento, mi paquete en Ning es pequeño.

No me gusta lo que han hecho, pero ya no tengo el sentimiento de dolor que provocó lo que se puso en marcha el 15 de abril de este año. El día que mi primera red cumplía dos años.

Se apropiaron de su nombre reabriéndola por Ning. Bajo una opción cerrada a cal y canto.

Eso duele, pero 'a las penas puñalás'.

Un buen día dejará de ser importante.
Nada es privativo de nadie.
Lo extraño es que no tuvieran otro nombre para identificarse.
Una pena.
Hay cucos que usan el nido ajeno.
Esa dirección se registró en su momento y responde a motores de búsqueda activados en sus inicios.

Me sobran sitios para deleitarme.

Estar al día en http://eskup.elpais.com/index.html
Paericipar en un proyecto libre en http://www.gnewbook.org/
Enredar y entablar lazos de amistad en letras en http://www.bligoo.com/
...

Me falta tiempo para ser y estar en este mundo virtual.


 

15.5.10

Enredando de un sitio a otro


Bienvenidos a mi espacio sideral



Hace tiempo que no entro por aquí.

Me embarqué en redes de Ning.
Ahora estoy recolocándome en otras.

Años atrás (ya puedo hablar en términos de años) puse en marcha este blog para dejar vía libre a mis ganas de dar rienda suelta a la imaginación y la opinión.

Posteriormente conocí las mieles de la interacción con otras personas que gozaban del mismo gusto.

Cuando me acerqué a Ning, lo hice de la mano de una promesa sobre algo que desconocía.

Ahora me gusta la posibilidad comunicativa y las herramientas que puedo desarrollar en ese tipo de espacios.

También está dar respuesta a la curiosidad.

Tuve ante mí un mundo de posibilidad.

Ahora estoy en el último movimiento de ese caminar. Una red que de momento sólo me ocupa a mí, http://labrysmoom.wackwall.com/
Trasteando por ella e intentando controlar los mandos con los que conducirla.

Cuando empecé por este blog andaba más o menos igual de desorientada.
Aprendía de lo que veía en otros sitios y a base de errores y probaturas me hice con ella.

Ahora Blogger es tarea fácil, pero tiempo atrás era necesario pelearse con el código de página para añadir alguna cosita.

Un abrazo ;)